Acerca de

Mi nombre es Elio Frongia. Nací en Buenos Aires el 7 de septiembre de 1987, en la localidad de Ramos Mejía, y viví allí hasta los 23 años, cuando me mudé a Capital Federal. Siendo hijo de un fotógrafo, el contacto con esta disciplina lo tengo desde que nací, a tal punto que para mis 10 años aproximadamente mi padre me había regalado una cámara de bolsillo para que pudiera tomar algunas fotos. No, no tenía ningún don de nacimiento, ni una mirada privilegiada o distinta. Nada de eso. A mis 18 años, para mi viaje de egresados del colegio secundario, nuevamente mi padre me regaló otra cámara, esta vez una Kodak digital (creo que era la Z7590) y a partir de ese momento empecé a a interiorizarme más en la búsqueda de imágenes que me resultaran agradables de ver.

A mis 19, 20 años, entre 2006 y 2007, empecé a asimilar las explicaciones que me daba mi papá acerca de la exposición, la velocidad de obturación, apertura de diafragma, sensibilidad y profundidad de campo, y fue por aquellos años en los que empecé a hacer mis primeros trabajos, dándole una mano a él tomando fotografías de polo (el deporte en el que juegan 4 vs 4 jinetes a caballo, con un taco de madera).


Eligiendo mi propio camino y creando mi estilo


Lo importante no es cómo el fotógrafo mira el mundo, sino su íntima relación con él.

Antoine D´Ágata

Esta frase refleja perfectamente la sensación que me genera hacer fotografía de paisajes. Es eso que siento cada vez que camino por un bosque o subo por una montaña. Esa íntima relación que percibo en cada camino recorrido es lo que me da la claridad necesaria para saber qué foto tomar, qué escena capturar con la cámara y cómo plasmar en una imagen la belleza de esa parte del mundo en el que me encuentro.

Aproximadamente en el año 2009 surgió mi interés por este arte, pero hace sólo 5 comencé a dedicarle más tiempo para aprender de técnicas, manejo de cámara y sobre todo composición. En 2014 hice mi primer viaje solo, a la Patagonia, y fue ahí cuando sentí una fuerte conexión con el mundo a través de la fotografía. De hecho, ese viaje lo bauticé con el nombre de “Mi cámara y yo”. Ese fue mi propósito. Lo que no sabía de antemano era que esa conexión no era sólo con el entorno natural, sino conmigo mismo. Es por eso que esa frase resuena tanto en mí. La contemplación, la observación y la admiración de la belleza de esos lugares me permitieron hacer, también, un camino introspectivo, de auto-conocimiento y afirmación.

En 2015 hice mi segundo viaje importante, esta vez a Europa, durante un mes, y tuve momentos mágicos y de quiebres en la semana que recorrí la increíble Islandia. No me olvidaré nunca de aquel 6 de octubre en el que presencié el fenómeno natural más alucinante que vi en mi vida; una aurora boreal que me hizo sentirme presente de forma absoluta. Estaba ahí, en el medio de un campo a unos 5km de un pueblito del noroeste de la isla, rodeado por el universo. Esa noche entendí que yo era uno con el mundo. Por un instante sentí ansiedad por poder captar alguna foto con la cámara de ese evento, pero inmediatamente entendí que lo único que realmente importaba era admirar y contemplar esas cortinas de brillantina que bailaban ante mi insignificante humanidad. Unos minutos después, sí tomé la cámara y me dispuse a tomar algunas fotos.

La siguiente frase de Ernst Haas explica, al menos en parte, esa percepción tan íntima que tuve aquella noche.

Las limitaciones de la fotografía están en uno mismo, pues lo que vemos es lo que somos. Si la belleza no estuviera en nosotros, ¿cómo podríamos reconocerla?

Ernst Haas

Para concluir, en los viajes puedo perder la noción del tiempo con mi cámara, y me sumerjo en la contemplación de mi entorno, la admiración de los paisajes y esos momentos de conexión conmigo mismo.

La fotografía es el arte de la observación. Se trata de encontrar algo interesante en un lugar ordinario. Me he dado cuenta de que tiene poco que ver con las cosas que ves y mucho con cómo las ves

Elliott Erwitt

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: